Sigue tu camino de baldosas amarillas…

sigue-tu-camino-de-baldosas-amarillas

Sigue tu camino de baldosas amarillas…

Voy a empezar este post, como lo haría mi querida Élia Guardiola, a modo de storytelling…

      A finales del mes de Enero, tuve la oportunidad de presentar en Huelva el libro de José Luis Fuentes, “Sigue tu camino de baldosas amarillas”. Y hasta ahora, no he encontrado el momento de escribir el post que se merecía. Y digo, no he encontrado el momento, porque ya no me excuso con eso de “no he tenido tiempo”. Ésto os lo contaré en otro post…

      Los que me conocen o siguen por las redes sociales, saben que desde que mi blog nació, he estado escribiendo un post al mes (sé que es muy poco, pero es a lo que me podía comprometer). Mi último post ¡Adiós  2015! ¡Busco empleo 2016! me vino como anillo al dedo. Si bien es cierto que el 2016 me trajo un nuevo empleo, también lo es que he tenido que dar prioridad a ponerme al día en mi nuevo cargo y he tenido que dejar un poco de lado éste rinconcito.

      Una vez asentada en Isersys y con todo bajo control, puedo volver a dedicarle el tiempo que se merece a mi blog y volver a escribir sobre lo que hago.

      Conocí a José Luis, en la presentación del libro de un amigo que tenemos en común, Ecequiel Barricart, que también tuve la suerte de traer a Huelva y con él inauguré este espacio: Cómo ser Dios y no morir en el intento. Fue la primera vez que nuestros caminos se cruzaron…

      Y como las cosas pasan por causalidad y no por casualidad, poco a poco nos hemos ido encontrando en nuestro camino de baldosas amarillas…

      Para los que no conocéis a José Luis Fuentes, una simple reseña de lo que él dice que es su misión profesional: acompañar a personas y organizaciones a encontrar su camino y convertir sus sueños, en metas alcanzables.

sigue-tu-camino-de-baldosas-amarillas

      No os voy a contar de que va el libro, ni si José Luis es buen o mal escritor… solo voy a hablaros de los efectos positivos que tiene el libro sobre las personas que lo leen. No es un libro de autoayuda, no es un libro para descifrar las claves de la felicidad. La felicidad de cada persona depende de uno mismo. Cada ser tiene sus propias convicciones subjetivas de lo que es o debería ser esa felicidad soñada.

      José Luis tiene una premisa que repite constantemente: La felicidad es productiva. Y esa felicidad que todos perseguimos y cada uno vemos de forma diferente, pasa por un camino, por un proceso, que todos tenemos que seguir para poder alcanzarla. Y de ese camino es del que se habla en este libro.

     Lo que sí os voy a contar y estoy totalmente de acuerdo con José Luis es que toda felicidad pasa por amarse a uno mismo, con sus virtudes y sus defectos. Además creo firmemente en la Ley de la atracción positiva  y que los límites los ponemos nosotros mismos.

         Este libro te podrá hacer reír, te podrá poner la piel de gallina, pero sobre todo, te hará reflexionar… Te va a ayudar a elegir el camino de tu felicidad, tu camino de baldosas amarillas… pero para ello, tienes que apostar por ti, coger las riendas de tu vida y vivir ese camino. Porque al final, lo importante, es el camino…

         Este libro llegó a mis manos en un momento de pura  incertidumbre en mi vida y la verdad que fue un chute de motivación y me sirvió para reforzar mi lema, carpe diem: Aprovecha el momento, disfruta de la vida y piensa en el hoy y el ahora. No le des más vueltas. Siempre vale la pena intentarlo, vamos a dejar los miedos escondidos en un cajón y vamos a vivir. Pero vivir sin miedo, con valor. Si te apetece, te dejo otro post que escribí sobre este tema: ¿A qué tienes miedo?

         Ese valor es el que te va a permitir vivir tu propia aventura, como la vivió Dorothy en El Mago de Oz… vivir tus sueños, porque únicamente tenemos una vida y hay que aprovecharla.

sigue-tu-camino-de-baldosas-amarillas

Voy a ser sincera, vais a encontrar dificultades, por supuesto, pero, a través de la lectura del libro, vais a encontrar como enfrentarte a ellas, gestionando las emociones.

No tengáis miedo a equivocaros, a fracasar. No pasa nada. Cada fracaso tenemos que verlo como una oportunidad para buscar el éxito. Cada crisis, supone una oportunidad de cambio y en el cambio está el camino y en el camino, la felicidad.

         Sigue tu camino de baldosas amarillas…

Anuncios

¡Adiós 2015! ¡Busco empleo 2016!

En ésta época es muy típico que se reflexione sobre lo pasado durante el año y se suele hacer una lista de buenos propósitos. Entre ellos, es un buen momento para empezar una búsqueda efectiva de empleo. Pero déjame que te cuente, que esos buenos propósitos no tienen ningún sentido si:

  1. No crees en ti.

    Lo primero que necesitas para buscar trabajo es confiar en tus posibilidades. Si no piensas que eres el mejor para ocupar el puesto al que aspiras, ¿cómo va a creerlo alguien? Cuidado con lo que ahora se viene denominando “gente tóxica”, que no son más que los “malajes” de toda la vida: pesimistas, amargados, incrédulos, conformistas, negativos, etc. ¡Apártate de ellos! Intenta rodearte de gente positiva, gente que te aporte, gente de la que puedas aprender. ¡Y quiérete! Es lo más importante, créeme. Empieza a quererte y verás como los demás te van a querer, es algo recíproco.

  2. No tienes un objetivo claro. AliciayelgatoA menudo, en las sesiones de asesoramiento, me encuentro con mucha gente que está perdida, sin rumbo, sin un objetivo, una meta. Es lo primero que tienes que hacer: Definir tu objetivo profesional. Esto se consigue a través del autoconocimiento, es decir, tienes que conocer tus características personales para descubrir qué profesiones se adaptan mejor a ti. Además del autoconocimiento, tienes que conocer el mercado laboral actual. A veces tenemos que reinventarnos… puede que una afición se convierta en una profesión. Piénsalo.
  3. No sabes lo que son las competencias profesionales y/o digitales… tenemos mucho trabajo por delante amigo! Lee, investiga y fórmate. Has de saber, al menos: gestionar la información y las búsquedas en Internet, manejar las Redes Sociales, tener habilidades ofimáticas, saber trabajar en equipo, demostrar capacidad de liderazgo y toma de decisiones, entre otras competencias, que tú mismo irás descubriendo poco a poco. Empieza haciendo un listado de tus habilidades, seguro que tienes más de las que crees.
  4. No estás en las Redes Sociales. Todavía hay gente que piensa que lo de estar en Redes Sociales es puro ocio. ¡Qué desconocimiento! Nada más lejos de la realidad. Internet y, en concreto, las RRSS se han convertido en un escaparate fundamental. Cada vez más, las empresas las utilizan para buscar talentos, los headhunters las utilizan a diario. Sitios como Facebook, Twitter y LinkedIn, por nombrar algunos, son clarísimos ejemplos.
  5. Estás en las RRSS pero no tienes un perfil profesional. Te quejas por todo, viertes opiniones políticas sin ton ni son, subes videos de gatitos, tus mejores fotos son de selfies con morritos en el espejo de un cuarto de baño o de fiesta con los amigos, no cuidas la ortografía… Un consejo: cambia de nombre por favor. Si ese va a ser el perfil que muestras, ponte un seudónimo para que los reclutadores no te encuentren. (Gracias).
  6. Las palabras Marca Personal, Identidad Digital, Reputación Online no te suenan… es que estás muy desconectado del mundo 2.0, debes mirártelo y ponerte al día. ¡Pero ya! Empieza leyendo sobre el tema, te dejo algunos nombres que tienen que formar parte de tu comunidad virtual: Tom Peters, Andrés Pérez Ortega, Eva Collado, Ecequiel Barricart, Risto Mejide, Alfonso Alcántara, Neus Arqués, Jordi Collell, Guillem Recolons… Para comenzar, tienes mucho material, visita sus blog, sígueles en las redes y cómprate sus libros.
  7. No sabes lo que es Networking… El poder de las relaciones. Hoy día es totalmente necesario acudir a todos los eventos que te sea posible (relacionados con tu perfil profesional). ¿Por qué? Fácil, porque en este tipo de acontecimientos, se dan cita muchos profesionales, todos con ganas de conocer a gente y de darse a conocer. Se trata de sembrar relaciones y cuidarlas, no de ir a repartir tarjetas a diestro y siniestro y después ni acordarte de con quién has estado hablando. Sé coherente.
  8. No te has planteado estudiar Inglés. ¿Cuándo piensas hacerlo? ¿Tengo que darte razones? Te daré solo dos: es el idioma universal y en muchos procesos de selección es imprescindible. Go!
  9. No dedicas 8 horas al día a buscar trabajo. Sí, 8 horas. Si estás desempleado, ¿a qué te dedicas? El trabajo de un desempleado (que no parado) es buscar empleo, así que, ¡tú mismo!
  10. No mantienes una actitud positiva. Sé que es difícil, sé que hay días que crees que no puedes, pero la negatividad solo atrae más negatividad. Cuantos más pensamientos positivos tengamos más cosas positivas vamos a atraer. Piensa en tu objetivo, visualízalo y créetelo.

Espero que éstos 10 consejos te sirvan para empezar el año con muy buen pie y que el 2016 llegue cargadito de nuevos proyectos!!

 

¿A qué tienes miedo?

miedoSi buscamos en la RAE la definición de la palabra miedo encontramos lo siguiente: “perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario”, “recelo o aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que desea”.

Y así es, el miedo no es más que un sentimiento, una sensación, que siempre nos invade de forma negativa, como decía aquel… siempre negatifo, nunca positifo!

Además influyen variables como la imaginación de la persona o el deseo… Es decir, todo está en nuestra mente, así que cuanto antes nos libremos de esos miedos, antes dejarán de perseguirnos y angustiarnos, paralizarnos y no dejar que avancemos hacia nuestras metas. (más…)

A %d blogueros les gusta esto: