Morir de ego

Desde Asturias llega Jessica Buelga para darle vida a mi blog en este 2018. Un año de cambios y de prioridades. Menos mal que mis amigos me hacen estos regalos para alimentar mi casa digital. Gracias Jessica por este regalo tan personal y tan necesario… Morir de ego, toda una lección de esta gran mujer a la que admiro por su frescura (podría ser del sur perfectamente jeje) y su generosidad. Siempre dispuesta a ayudar desde ese #FrenteAsturiano, esa conexión tan bonita que espero poder tocar con mis manos muy pronto.

Pues eso… Morir de ego. Que lo disfrutes y lo reflexiones… ¡Gracias preciosa!

Morir de ego

Morir de ego

El ego, ese ente del que te todos hablamos y damos consejos sobre cómo gestionar para mantener equilibrado, mientras es engullido por el nuestro propio. El ego, esa parte del ser humano de la que presumimos tener bajo control y nos lleva a callejones sin salida de manera constante.

Sí, lo sé, el ego ha de existir, es condición humana, pero… ¿por qué hablamos continuamente de él como si fuese un animal doméstico cuando en realidad es una bestia indomable que se apodera de nosotros?

Cansada de leer sobre cómo gestionar egos ajenos (importante, nunca el propio, no vaya a ser que no pueda/quiera), hastiada de encontrarme con lecciones magistrales sobre el daño que hace un ego sobredimensionado a las organizaciones y a las relaciones, y sobre todo aburrida de que siempre se hable en tercera o segunda persona (siempre son los demás los que tienen el ego desbocado, nunca yo misma), me he decidido a desnudar mi ego para ti.

Como una cura de humildad que todos necesitamos en algún momento (o en muchos), me voy a quitar aquellas capas de ego que veo tan a menudo en mi sector (sí, sí, en el mío que tanto vende y proclama la gestión de egos y personas, que es más sangrante aún).

Y voy a ser tan sincera como me permita el propio ego, porque por mucho que profundice en el autoconocimiento y me lo curre como una campeona, qué quieres que te diga, pues que todavía me falta para ser experta en mí misma. Con lo que ser experta en autoconocimiento así en general, peor me lo pones.

Morir de ego

Pues verás, por mucho que digamos que nos gusta rodearnos de personas que brillen más que nosotros, de las cuales aprender, bla, bla  y bla… yo he sentido miedo. Me encanta aprender, mejorar y crecer y eso sólo es posible si te rodeas de personas mejores que tú, que te impulsen a ello, pero sí, he tenido miedo. Miedo de no llegar a cumplir mis y sus expectativas, miedo de los agravios comparativos, miedo del aprovechamiento fruto de la desconfianza. No es todo el tiempo, se lucha contra ello y se vence, pero no siempre se consigue. Y quien te diga lo contrario miente, o eso creo…

Y hablando de egos, con el éxito hemos topado y con las prisas de crecer, de sumar seguidores, de engordar los perfiles y las cuentas bancarias. No me vengas ahora con que hay que hacerlo de corazón, porque no te lo crees ni tú y de paso, ni yo. Cierto que lo hago con el corazón porque me gusta mi trabajo, y me vuelco para que salgan bien las cosas, porque con ello se pone en juego mi profesionalidad, mi imagen y la confianza depositada en mí…Sigo rascando que cada vez escuece más. Y al ponerse en juego mi profesionalidad,  puede verse perjudicado mi orgullo, mi valía, mi yo, vamos mi ego. Que de paso, también velo por los intereses de las personas que componen y dan forma al proyecto, eso nunca se olvida, pero que lo hago con mi ego guardado en una caja fuerte a buen recaudo…como que no.

Es entonces cuando llega un día en el que me doy cuenta de el éxito puede ser la tumba, me voy a morir de éxito, de que me voy a morir de ego! Y total, ¿para qué? ¿Me compensa? ¿Compensa a quienes me rodean? Aquí sí que me trabajo bien el ego, lo doblo según los criterios de la japonesa Marie Kondo y bien plegadito al cajón. Pero admito que esta gestión, me viene como resultado de haberme visto fuera de mí misma, incluso fuera de control por miedo a ver dañado mi ego, ese del que presumo manejar tan bien.

Morir de ego

No soy perfecta, hace tiempo que lo sé, pero me fastidia admitirlo según en qué aspectos! Me gusta hacer las cosas con buenos resultados, que sean valorados por las personas que me importan, me encanta encontrarme con gente que coincida conmigo en valores. Vamos, que me gusta alimentar mi ego y protegerlo, y como ya he admitido que no soy perfecta, puedo permitirme el lujo de decirlo así, tal cual. Yo soy la principal “culpable” de que mi ego aumente de tamaño  y lo hago de manera consciente e inconsciente. Luego se me va de las manos y ya no me gusta tanto, ahí es donde tiro de abuela materna, que es la persona con mayor capacidad que conozco para reajustar el tamaño tu ego de un plumazo, te deja como nueva (cosas de la genética de la cuenca del Nalón). Y si aún así se resiste, siempre me queda mi marido que me hace bajar de las nubes con tan sólo mirarme o mi madre al hacer ver que no sabe realmente a qué narices me dedico. Para ese ego fuera de sí, una buena dosis de realidad y quedo como nueva. Sería ideal que siempre fuese yo la que llegase a esta conclusión por mí misma, pero ya he vivido algún episodio donde mi ego me ha cegado y he llegado a rozar la enfermedad por exceso de trabajo o agotamiento mental. Y sí, esto también son problemas a la hora de gestionar mi ego.

No te creas que ha sido fácil sentarme a contarte esto, yo me que las doy de ser una apasionada (qué pesados somos con la pasión, de verdad!) del autoconocimiento y buscadora empedernida de la aplicación de la gestión emocional. Yo, que escribo post quincenales con recomendaciones y te acerco la teoría a la práctica. Yo… he de admitir que, como tú y como el resto de mortales, nos encanta alimentar nuestro ego.

Jessica Buelga

Anuncios

Marca Personal: del ego a la generosidad

 

Estrenar el blog en 2017 con un post de Mercedes Romero es todo un lujo. Y si además habla de mi tema favorito, es aún mejor. Marca Personal: del ego a la generosidad.

Conocí a Mercedes a través de las redes sociales y no tardamos mucho en desvirtualizarnos en el #EBE15. Desde entonces, casi no nos hemos separado. Tenemos intereses comunes y nos compenetramos bien. Lo que más me gusta de ella es la pasión que pone en todo lo que hace. Es una de las personas más coherentes que conozco, auténtica 100%.

En este post, abre su corazón como solo ella sabe hacerlo. Espero que os guste tanto como a mi… ¡Gracias por este regalo!

marca-personal-del-ego-a-la-generosidad-1.jpg

Foto: Manuel Morillo

Cuando aterricé en las redes sociales allá por 2012 no tenía muy claro cómo ni porque había llegado allí, simplemente escuché que era bueno tener un perfil profesional visible y ni corta ni perezosa me lancé, así, sin paracaídas y sin curso de vuelo previo.

Por supuesto, yo en aquellas fechas ni había oído hablar de Marca Personal, ni tenía constancia de lo que era o implicaba aquel término.

Por aquel entonces, lo único que me preocupaba, he de decir que mi empresa estaba inmersa en un feroz expediente de regulación de empleo, era que el estar ahí en Facebook, y más tarde en Twitter, me facilitaran el poder acceder a un nuevo puesto de trabajo, ¡pobre ilusa! cómo si la simple presencia profesional o personal en redes sociales y su influencia fuera concluyente a la hora de un proceso de selección.

¿Pero, qué se comparte en un perfil profesional? Por supuesto yo lo tenía claro, únicamente artículos o fotos profesionales, nada de fotos con amig@s, nada de fotos con mi pareja o con mi hija y por supuesto, ni se me ocurría dar mi opinión en nada que no fuese estrictamente profesional.

Pues así estuve durante casi un año, compartiendo a diestro y siniestro artículos sobre mi área profesional, alguna que otra vez, compartía posts de otros profesionales, pero sinceramente, muy pocas veces, porque al fin y al cabo, ¿a quién había que darle visibilidad,  a mí o a otr@s? Tengo que decir, que durante este tiempo, no obtuve absolutamente ningún resultado, ni bueno ni malo en clave de oportunidad laboral.

Poco a poco empecé a escuchar hablar de estrategia, presencia, contenido, posicionamiento, blogs y mucho más sobre Marca Personal y otros muchos términos que  a mí me sonaban a auténtico chino mandarín.

Durante un tiempo aquel perfil profesional fue adquiriendo un tinte poco más que deshumanizado, era como una ventana sin vistas, no tenía nada nuevo que ofrecer, más que artículos y  noticias, que ya las compartían otras webs y otros profesionales, como si fuera suficiente publicar o viralizar artículos técnicos para empaparme de aquella supuesta profesionalidad.

Entonces tuve la inmensa suerte y la oportunidad de colaborar para una web de empleo escribiendo sobre mi área de trabajo, aquella sí que sería una oportunidad real para demostrar qué tipo de profesional era, y las redes sociales, y aquellos perfiles insulsos de Facebook o de Twitter, serían las herramientas perfectas para poder mostrar mis competencias al mundo. Ahora sí, tendría esa visibilidad que tanto anhelaba. Y empecé a escribir, y empecé a publicar y también empezaron a llegar, felicitaciones y enhorabuenas, otros profesionales del sector compartían mis artículos, y éstos empezaron a tener tráfico, mucho tráfico y, conforme iban creciendo mis contactos profesionales y mi número de seguidores en Twitter,  también iba hinchándose mi ego…

Honestamente, y durante un tiempo, aquellos artículos no tenían más finalidad que ser un tanque de tormentas para seguir almacenando mi alter ego… Mi reputación profesional crecía, sí, pero yo me sentía vacía, no podía mostrarme tal y como era, mi lado personal, mi parte más esencial no aparecía por ningún sitio y mi otra mitad estaba escondida.

marca-personal-del-ego-a-la-generosidad-2

Foto: José Emilio Gómez Losada

Porque el ego es como el azúcar que en grandes dosis, amarga…

Sí, ya sé que todos tenemos nuestro ego, la diferencia radica en la forma que tenemos de trabajarlo, reconozcamos que desafortunadamente, las redes sociales se han convertido en un instrumento perfecto para disparar nuestros niveles de egocentrismo.

Pero, como todo pasa por algo, un día llego a mí un artículo de Eva Collado sobre Marca Personal con el que me sentí muy identificada, venía a decir algo así como que la marca propia debe contener el equilibrio adecuado entre egocentrismo y generosidad. Una correcta y honesta estrategia en la que trabajemos ambas vertientes, hará que nuestra marca personal no sólo sea (re)conocida, sino apreciada por el resto de personas que forman nuestra comunidad.

Con el paso del tiempo, y como no podía ser de otra forma, terminaron aflorando (mis) valores, esos que como el aceite, siempre terminan quedando arriba, por encima de todo lo demás: y entonces decidí no hacer nada que no supusiera diversión, empecé a sentir un inmenso respeto por lo que hacían los demás y me di cuenta que sí necesitaba compartir lo que ell@s hacían, sus artículos, sus puntos de vistas con la gente que me seguía, que aquello no solo no me restaba, sino que compartir lo de otr@s sumaba, la honestidad y la toma de consciencia, reconociendo todo aquello en lo que tenía que mejorar ¡que era mucho! Poder contribuir con lo que tú sabes hacer para facilitarles a otros la labor, por ejemplo en la búsqueda de empleo, o ante una entrevista de selección, el reconocimiento, pero bien gestionado, y me refiero al reconocimiento a otros profesionales de los que aprender, la integridad, la responsabilidad que tenía (y tengo) no sólo como profesional, sino como madre, trasmitiendo a mi hija y a otros la generosidad como un valor vital, porque si tú das, recibes, si tu ayudas, te encontrarás con muchas manos tendidas cuando lo necesites…

Estos años en las redes me han enseñado muchas cosas, pero si me tengo que quedar con un aprendizaje es que, nuestros valores siempre están al frente de nuestra marca personal, y guían nuestra conducta,  nuestra forma de proceder, y no puedes saltártelos por mucho que te empuje tu ego o tu afán de protagonismo.

Y así fue cómo empecé a gestionar mi Marca Personal, pasando del ego a la generosidad, siendo yo misma, abriéndome en canal cada vez que escribo o doy a un simple “me gusta”, con el corazón siempre en la mano, en el 2.0 y en el cara a cara, sin caretas ni artificios y te puedo asegurar que los beneficios y las oportunidades han ido llegando con este cambio de paradigma.

Porque al final la grandeza no se mide por lo que dices que eres, sino por todo lo que das.

Mercedes Romero

Marca Personal sin Postureo

Sí, has leído bien: Marca Personal sin Postureo. ¡Ya no puedo más! El verano está siendo más pedante de lo que esperaba. Toda esa gente que se considera “profesional” poniendo fotos sin ton ni son en cualquier lugar de vacaciones… ¿Pero esto qué es?

Cuando me hice un perfil de Facebook profesional, fue precisamente para eso, para publicar contenido meramente relacionado con el ámbito profesional. Cuál es mi asombro cuando estos tres meses no paro de ver fotos de todos estos llamados “profesionales” de todas las posturas, colores y filtros. ¡Por supuesto, que no falten los filtros!

Siempre que doy una charla relacionada con la marca personal,lo primero que digo es que marca personal no es postureo. Y, sin embargo, este verano estoy viendo más postureo de la cuenta y ya no podía más. Llevo unos meses sin gestionar correctamente mi tiempo para poder escribir en el blog, pero este tema tenía que tocarlo porque creo que es bastante importante y más para los que nos dedicamos a esto, demos ejemplo.

Blue Swimsuit self portrait

Me parece genial que te tomes unas vacaciones, pero creo que no hay necesidad de mantenernos informados toooodo el día de lo que haces a cada minuto, de dónde estás y de lo que comes en el chiringuito de turno!!! Y la típica frase de … ¿Te apetece? ¿Estamos perdiendo el norte o qué?

Para empezar, no me interesa lo que haces en vacaciones. Vale publicar una foto playera pero no compartir el álbum entero. Es igual de cansino que cuando te invitan a ver el vídeo de la última boda a la que fuiste o las fotos de la luna de miel. ¿Lo pillas?

¿Y qué me dices de esa gente que publica cada día todas las fotos de los sitios por los que va haciendo turismo? De verdad, no hay necesidad. Nos alegramos muchísimo de tu viaje, pero si quiero ver fotos, solo tengo que meterme en Google.

Marca personal sin postureo

Cuando hablo de fomentar una marca personal sin postureo, me estoy refiriendo a los tres pilares básicos en los que se asienta la marca personal:

  • Autenticidad. Si empiezas a publicar fotos de postureo, tu autenticidad empieza a tambalearse. Piénsalo. Hay gente que te sigue y te admira. ¿No crees que pueden perderte el respeto si te ven todo el rato de postureo?
  • Coherencia. Es un pilar fundamental para toda marca personal. Tienes que ser coherente con lo que predicas. Siempre hablamos de aportar contenido. ¿Qué me aportas enseñándome los pies a la orilla del mar?
  • Visibilidad. Si no te das a conocer no te vas a tener visibilidad y, por tanto, repercusión. Pero ¿quieres que te conozcan por tus maravillosas vacaciones o por tu valor profesional? Dale una vuelta…

En fin, necesitaba expresar mi opinión al respecto porque creo que a muchos “profesionales” les ha dado mucho el sol.

Y, para terminar, a los aficionados a los selfies… ¡Tampoco hay necesidad! Si me permites un consejo: hazte un Facebook privado y publica lo que te de la gana. Pero si eres “profesional”, la estás cagando.

Creo que mi amistad con mi canalla favorito, David Asensio, me está influyendo muy positivamente a la hora de expresar lo que siento jajaja ¡Viva la disrupción!

marca-personal-sin-postureo-1

Consejos para un networking efectivo

Hace tiempo que tenía ganas de hablar de este tema y no se me ocurre mejor idea que dar unos consejos para un networking efectivo, según mi experiencia.

Hoy en día, el networking es algo más que una palabra de moda, es casi un estilo de vida. Para mí, se ha convertido en algo más habitual de lo que nunca hubiera imaginado. Cada semana acudo a algún evento en el que conozco a personas de diferentes entidades y profesiones. Y siempre encuentro a alguna que me aporta…

Si tenemos que hacer una definición de networking, podríamos decir que es… trabajar tu red de contactos”. Y ¿cómo se hace eso? Pues acudiendo a todas las actividades y eventos que creas que te pueden beneficiar, con el fin de incrementar tu red de contactos profesionales y buscar oportunidades.

consejos-para-un-networking-fectivo-1.jpg

Consejos para un networking efectivo

¿Parece fácil no? Pero tiene su historia. No os voy a hablar de un método a seguir pero sí de una serie de consejos para un networking efectivo que os van a ayudar, al menos, a no meter la pata:

  • La base principal del networking es cultivar relaciones, no ir a la caza de las relaciones.

La idea de llegar a un evento y empezar a repartir tarjetas como si no hubiese un mañana tienes que quitártela de la cabeza. Tampoco vale ponerte en la puerta como el que está repartiendo flyers para que no se te escape nadie. No se trata de eso. El networking trata de establecer relaciones, de generar interés y confianza en las personas con las que hablas. Si generas ese interés, seguro que van a  pedirte la tarjeta porque le interesas. Le interesa mantener un contacto contigo. Ahí es cuando se produce el intercambio. Nunca antes y menos sin haber entablado una conversación. Es muy importante la escucha activa y no caer en el error de hablar todo el rato de uno mismo sin importar lo que cuentan los   demás. Hagamos un ejercicio de empatía.

  • Lo primero cuando llegas a un evento de networking y no conoces a nadie es dejar la vergüenza en la puerta. Tienes que mostrar seguridad y confianza en ti mismo.

Acudir a un evento de este tipo y no hablar con nadie o ponerte a dar vueltas por la sala y mirar los cuadros no tiene ningún sentido. Es fundamental intentar hablar con el máximo número de personas posibles, pero teniendo en cuenta que más vale calidad, que cantidad. Prefiero irme con un contacto interesante que haber hablado con mucha gente pero que ninguna me ha llamado la atención.

¡Si vas comido, mucho mejor! Sobre todo para principiantes… En muchos eventos de networking, suele haber comida. No vale ponerse al lado del buffet y ponerse a comer perdiendo el objetivo de vista mientras haces la degustación. Si estás comiendo no estás hablando y si no estás hablando, no estás vendiendo tu trabajo.

  • Y hablo de vender, porque el networking está pensado, en cierta medida, para eso: para darte a conocer, para decir en qué eres profesional o en qué  empresa trabajas. Para crear contactos que puedan convertirse en colaboradores y crear sinergias.

El hecho de recomendar es fundamental cuando damos consejos para un networking efectivo. En definitiva, es lo que estamos buscando, que nos recomienden siempre, que se acuerden de nosotros cuando necesitan a un profesional de nuestro sector.

¿Sabes que el 80% de los puestos de trabajo se consiguen a través de las recomendaciones? En este punto es muy importante aclarar dos conceptos: recomendar y enchufar.

No podemos confundir recomendar con enchufar.Cuando tú recomiendas a alguien, estás diciendo que crees que esa persona sería buena para un puesto de trabajo, entonces lo recomiendas y  la decisión la toma el empresario en cuestión. Pero cuando tú enchufas a alguien, estás diciendo que esa persona tiene que ocupar ese puesto de trabajo, es, prácticamente, una orden.

  • Cuando empieces a moverte en el mundo del networking (ferias, congresos, charlas, ponencias, etc.) te vas a dar cuenta de que necesitas una tarjeta.

Tu tarjeta es tu carta de presentación, tu contacto y tu vínculo con todas las personas que vas a empezar a conocer. Así que ve pensando que vas a poner en ella… Ya debes ir con los deberes hechos. Nada de curriculum, si le interesas, te buscarán en LinkedIn.

consejos-para-un-networking-fectivo-2

  • Una vez que ya tienes tus tarjetas, tendrás que tener claro a qué tipo de gente quieres conocer. Tienes que tener un público objetivo al que dirigirte. Puedes empezar por hacer una lista de las empresas en las que te gustaría trabajar o de las empresas a las que consideres interesante conocer.

Por ejemplo, hay empresas afines a la Cámara de Comercio, otras pueden pertenecer a algún Club de Empresarios como Excellence Business Club, otras serán de la Confederación de Empresarios o lo mismo resulta que los que están siempre los viernes al mediodía en la cervecería de tu barrio son de una empresa en la que te gustaría trabajar y ahí tienes tu momento networking!

Una vez lo tengas claro, investiga a través de Internet, de la prensa  y de tus contactos, todos aquellos eventos que sean de tu interés. Intenta no perderte ninguno, porque nunca sabes a quién puedes conocer o con quién puedes coincidir.

  • La imagen es muy importante, no podemos acudir a este tipo de eventos en chándal. (A no ser que vayas a la inauguración de un gimnasio y depende…).

Es decir, si para una entrevista te arreglas, para un evento también. De esto sabe mucho mi querida María A. Sánchez. Siempre tenemos que dar buena impresión. Lo de una imagen vale más que mil palabras, sigue funcionando. Así que arréglate igual que cuando vas a una entrevista y… ¡Ponte tu mejor sonrisa para conquistar al mundo! Nadie va a tener ganas de hablar con alguien que tiene cara de malaje ¿no crees? ¡Sonríe siempre! Será tu mejor carta de presentación.

consejos-para-un-networking-fectivo-3

  • Una cosa muy importante en el networking es la autenticidad.

No podemos interpretar un papel de alguien que no somos. Tenemos que mostrarnos tal cual somos y ante todo, profesionales. Es fundamental que la gente con la que estamos tratando no se quede con una imagen equivocada de nosotros o de nuestro trabajo. Nunca prometas nada que no puedas cumplir. Se coherente con tus posibilidades.

La fuerza del “networking” radica en ser consciente que cada persona que conocemos es un contacto potencial y no sabemos hasta donde podemos llegar a conectar con ella. Bien para una recomendación, bien como cliente, bien como proveedor…

  • Y no solo estoy hablando de networking presencial, tenemos que tener muy presentes el networking online. Fundamental en la era digital en la que nos movemos.

Cuando vuelves a casa después de un evento, llegas con un montón de tarjetas de la gente que has conocido. Lo normal es que las busques en las redes sociales para afianzar el contacto. Y ahí entra en juego la marca personal de cada uno… tema súper importante para moverse en el mundo laboral actual y del que ya hablaremos más adelante…

Los buenos networkers no desaprovechan ninguna ocasión que se les presente para hacer nuevos contactos profesionales: en el trabajo, en el colegio de los niños, haciendo deporte… cualquier oportunidad es buena siempre que se encare con mentalidad networking.

¿Cuándo nos vemos?

Cosas que aprendí en mi primer #EBE15: Crónica de una novata

Cuando una es novata en un evento de éstas características, lo ve todo con otros ojos, con una perspectiva totalmente diferente a la de las personas que repiten año tras año. Y se aprende mucho, muchísimo! Por ésta razón, me veía en la obligación de compartir mi primera experiencia en este maravilloso encuentro de Sevilla.

ebePORTADA¿Qué es EBE? Es la cita anual por excelencia de la web social en España. Los asistentes a EBE tiene en común la pasión por la innovación y el futuro, representando a la misma vez un nicho de mercado de gran influencia y relevancia para las empresas dada su capacidad de prescripción. Una de las características que ha diferenciado a EBE es su capacidad por concitar un ambiente rico, interesante pero informal, propicio para la creatividad y el talento. La idea en EBE  es aprender, conectar con gente y pasarlo bien.

Viernes, mi primer día. Según me he organizado el programa, empiezo mi #EBE15 en la sala amarilla. Llego temprano y me encuentro con una sala amarilla hasta la bola de chavalería, de hormonas interaccionando a través de Twitter… y una Nuria Vallejo (@NuVallejo) que supo torear muy bien al público asistente, chapó por ella, porque era muy difícil… Me encantó que el #EBE15 abriera sus puertas con una pedagoga al frente. La ponencia de Nuria se llamaba “Aprende lo que quieras con las TIC en tus manos”, muy bien enfocada a ese público juvenil, pero también importante para el público no tan joven que andábamos por allí… y no voy a mencionar a nadie… ¿Qué aprendí de Nuria? Una nueva herramienta: IFTTT, realiza conexiones entre redes sociales y servicios de Internet con una declaración simple que automatiza tareas nuevas. ¡Tienes que probarlo!

Después de Nuria un descanso y café. Momento networking… muy ricas las tortas de Inés Rosales (@INESROSALESsau)… siempre me transportan a mi infancia. Y tiempo para hablar con mi compañera de #EBE15, Mª del Mar Vargas (@humanracerh). MMAR&SILVIASiempre es un placer estar a su lado porque se aprende tanto! La palabra que mejor la define es humildad. Una persona con una trayectoria como la suya y que mantenga esa humildad, es impresionante. El 2016 va a ser su año. Me gustaría estar cerquita para ver como triunfa! Una suerte contar con ella en #SilviaTeOrienta. Además, es la reina del networking, conocía a medio #EBE15 y gracias a ella conocí a mucha gente interesante de primera mano. Desde aquí darle las gracias y expresar lo feliz que me hace tenerla de vuelta! (más…)

A %d blogueros les gusta esto: