Cuando te veo brillar

Septiembre trae un nuevo regalo a mi blog. Este mes de cambios y oportunidades, no puede tener mejor anfitriona que mi querida y admirada, Almudena Lobato.

Almudena es una de esas personas que irradian luz allá por dónde pasan. Es un regalo tenerla cerca. Como sabéis, este espacio está destinado a mi gente y ella hace tiempo que forma parte de mi familia. Referente profesional y, sobre todo, personal. Las redes sociales hicieron que conectaramos y #SilviaTeOrienta hizo el resto. Para mi, es un lujo contar con ella y espero que disfrutéis tanto como yo de su luz… ¡Gracias por el regalo!

cuando-te-veo-brillar-1

 Cuando te veo brillar

“Hay dos maneras de difundir la felicidad,

ser la luz que brilla

o el espejo que la refleja”

Edith Wharton.

Te miro escondido, tras de ti… al menos tras ese tú que enseñas cada día. Ese tú pequeñito, ese tú que apenas enseña sus ojos tras ese muro que tú mismo has creado.

Hay muros y muros…

El muro más alto, el más fuerte, el que más engulle cuando te acercas a él, ese nace de ti. No hay mayor muro que aquel que te aleja de ti mismo, que aquel que te hace sentir pequeño.

Los otros muros, los que tienen forma de zancadilla, esos que te pone la vida  y que a menudo te ponen otros (esos otros que tapan con sus dedos cualquier atisbo de luz que nazca de alguien diferente a sí mismo)… esos son como muros de arena a la orilla del mar,  esos muros siempre terminan cayendo, esos muros caen cuando tú decides avanzar sin miedo.

Y los tuyos… los tuyos son tuyos, tan tuyos que sólo tú puedes decidir cuando derribarlos. Esos enormes muros que separan lo que muestras de lo que eres, lo que eres de lo que puedes ser.

Cuando te veo brillar…

Qué no te veas brillar no significa que yo no te vea, que los demás no te vean. Tenemos la mala costumbre, todos, de ser nuestros peores jueces. Tenemos la mala costumbre de escondernos detrás de nuestros miedos más intensos. Costumbres…

cuando-te-veo-brillar-2

Las costumbres se cambian. Hay costumbres que es bueno revisar y cambiar, sobre todo aquellas que te limitan y te hacen ensombrecer. Hay costumbres que hay que dejar de alimentar, para dar de comer a otras mejores. La mejor costumbre es sin duda sacarte brillo cada día. Sácate brillo al levantarte por la mañana y al irte a dormir. Dos momentos para pulirte,  uno para recordarte que hoy es una nueva oportunidad, otro para valorar todo lo bueno que hubo en él, para valorarte, para cerrar los ojos con la sonrisa de quien se pule para brillar cada día.

Cuando no te ves brillar…

Qué tú no veas tu valor significa que tú no lo ves, no que no lo tengas. Cambia de gafas, limpia de telarañas tus ojos, aclara con agua limpia tu mirada, mírate de nuevo… ahora con más aprecio.

Brillas, sí, también cuando te ves pequeño. Brillas, incluso cuando no te ven, cuando andas escondido dentro de tu bolsillo, casi sin aire para abrir pecho y decir “aquí estoy, este soy yo”.

Cuando yo te miro… te veo… te veo tan grande, más que cualquier muro. Cuando yo te miro… te veo brillar. Y  brillas cuando yo no te miro, porque tú brillo es tuyo y no mío, porque brillas aunque tú no te veas.

Brillas

Brillas cuando tropiezas y aún más cuando te permites crecer con ello. Brillas cuando aciertas y cuando no, brillas cuando dejas a tu paso algo bueno. Brillas cuando te ves, porque sólo puedes ver aquello en lo que crees, porque sólo puedes verte cuando crees en ti y sólo entonces, tú puedes ver tu brillo.

cuando-te-veo-brillar-3

Creer en ti, es una elección. Creer en ti es ser consciente y apreciar aquello que te hace único, descubrir dónde está tu valor. Es importante que  tengas muy claro que tu valor no es un baño de ego, no es mirarte con adulación, ni creerte mejor que otro. Tu valor es ser valioso para otro, es dar más siendo tú. Tener valor es dar. Tener valor es dar valor a los demás.

A veces el mejor camino  es el que está más cerca, el que se hace mirando hacia dentro.  Más cerca que no más fácil, tampoco difícil, más hacia dentro, más hacia ti, más contigo.

“Cuando te veo brillar… te veo.

Ahora te toca a ti,

brilla para verte,

mírate para brillar de nuevo”.

 

Un saludo y buen camino.

Almudena Lobato

 

Anuncios

5 claves para salir del bloqueo laboral

Hay momentos en nuestras vidas en los que nos sentimos bloqueados y no sabemos para dónde tirar ni que camino escoger. También nos ocurre en el terreno laboral. Son momentos que nos ponen a prueba, que nos sirven para conocernos, para saber qué tipo de personas somos y si realmente estamos preparadas para salir de una especie de espiral que parece no tener fin, como es  el bloqueo laboral.

Hoy día se habla mucho del concepto de resiliencia. Probablemente lo hayas escuchado más de una vez y quizás no sabes ni lo que significa esa palabreja. La definición según la RAE es:

Capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas”.

Seguro que si te paras a pensar, ya has pasado por más de un período de resiliencia y ni te has dado cuenta. Cada persona vive  esa situación límite de forma diferente. Sé que no es fácil. Resulta todo un desafío, un derroche de optimismo y un gran esfuerzo, pero se consigue. Puedes salir del bloqueo laboral en el que estás inmerso y continuar tu camino.

Salir del bloqueo laboral

Y ahora vienen las preguntas poderosas: ¿Cómo lo hago? Y ¿Por dónde empiezo? Pues como todo en la vida, empezando por el principio y currando mucho.

5 claves para salir del bloqueo laboral

1. En primer lugar tienes que localizar donde se encuentra tu bloqueo, qué es lo que te impide salir hacia adelante y te hace sentir como esa pescadilla que se muerde la cola todo el rato. Para ello tienes que hacer un ejercicio de reflexión y autoconocimiento, ya que cada persona es un mundo y a todos no nos afecta de igual manera las cosas. El mirar hacia dentro y poner el foco en uno mismo no resulta nada fácil, pero una vez que lo consigues, es lo mejor que te puede pasar. Tienes que descubrir tus competencias, saber en qué eres bueno y cuál es tu talento. Además de tener muy claro tu objetivo profesional. Eso de “trabajar de lo que sea” no vale. Créeme. Tienes que fijarte un objetivo y actuar en consecuencia con esa meta.

A veces, en las mujeres (desempleadas), el hecho de ser madre provoca ese bloqueo laboral, ya que están tanto tiempo dedicadas al cuidado del bebé, que cuando quieren retomar la búsqueda de empleo y la actividad, no saben por dónde empezar. Lo primero es organizarse, sacar tiempo cuando el bebé duerme, aprovechar cuando se lo quedan los abuelos, cuando está en la guardería, etc. También les ocurre a desempleados de larga duración. Llega un momento en que se produce un bloqueo y ya no saben por dónde buscar. Son estos momentos de bloqueo en los que tenemos que hacernos fuertes y empezar de cero, como si no hubiéramos hecho nada anteriormente. Desprendernos de todo lo anterior y comenzar una nueva etapa.

Septiembre es un buen mes para empezar. Parece que el comienzo del curso escolar nos trae un soplo de aire fresco y nuevos proyectos en los que centrarse. Te recomiendo llevar contigo siempre una libreta para ir apuntando todas las ideas que  se te ocurran. Así como todas las cosas que tienes que hacer, las empresas a las que te interesa mandar el curriculum, las entidades a las que puedes visitar para que te conozcan, los cursos que te motivan, etc. Sería una mezcla de agenda y cuaderno de bitácora en la que no se te escapará nada. Y si eres más tecnológico, usa la App que más te guste 😉

Salir del bloqueo laboral

2. En mi opinión, una de las herramientas más importantes a tener en cuenta a la hora de salir de ese bloqueo laboral son las Redes Sociales. Empieza por revisar tu perfil (si lo tienes) en Facebook, Twitter, LinkedIn, beBee e Instagram. No tienes que estar en todas las redes. Siempre es mejor la calidad que la cantidad. Pero si de verdad quieres estar en las redes sociales de forma profesional, tienes que asegurarte que tu perfil sea, como su nombre indica, profesional, por ejemplo:

  • Un perfil homogéneo en todas las redes sociales.
  • Una foto en la que seas reconocible (no vale la de graduación ni la de la boda… y sonríe, siempre).
  • Una biografía con las palabras claves que te identifican como profesional.
  • Aportar y compartir contenido de valor.
  • Ser auténtico y coherente con todo lo que publicas.

Estas son solo algunas de las cosas que tienes que tener en cuenta cuando empieces a gestionar, lo que venimos llamando la Marca Personal. Todos sabemos que los reclutadores miran los perfiles de los posibles candidatos en las redes sociales y una buena gestión de la Marca Personal puede hacer que te posiciones mejor que otros candidatos al puesto.

Seguro que si te paras a pensar, hay por ahí algunas fotos que no te gustaría que algún nethunter viera ¿verdad? Mi consejo: Separa tu vida privada de la profesional y elige la red que mejor se adapte a tu objetivo profesional. Con esto no te quiero decir que no puedas subir fotos personales, ni mucho menos. Pero elige bien qué tipo de contenido compartes de forma pública y si aporta valor a tu perfil profesional.

3. La red de contactos es muy útil para salir del bloqueo laboral. Deja se ser invisible y déjate ver. El networking es fundamental para tomar conciencia de lo que se mueve en el mercado laboral. Desempolva tu agenda y empieza a contactar con antiguos colegas de clase, compañeros de trabajo, amigos del gimnasio, etc. Las redes sociales ayudan mucho a la hora de retomar el contacto perdido con gente que te puede interesar tener en tu comunidad profesional. Hoy en día, la mayoría de ofertas de empleo ni se publican. Has leído bien:

El 80% de los puestos vacantes se cubren a través de la red de contactos.

Por tanto, hacerte con una buena red profesional es imprescindible. No solo te puede surgir algún proyecto, lo más importante de una buena red de contactos profesionales es la información que se maneja. Y ya sabes… ¡La información es poder!

Salir del bloqueo laboral

4. Seguro que lo del curriculum actualizado ya lo has escuchado mil veces, pero es tu trabajo, mantenerlo lo más actualizado posible. Tanto en papel como en las redes y en los distintos portales de empleo. Y, por supuesto, adaptarlo siempre a cada oferta de empleo. No es posible que sigas mandando un curriculum genérico para cualquier oferta de empleo. Piénsalo detenidamente… ¿Por qué no te llaman para la entrevista? En este post de Jessica Buelga, tienes la respuesta. Me está quedando un post muy largo y ella lo resume a la perfección.

5. Otra de las cosas fundamentales que tenemos que hacer cuando estamos en búsqueda pro-activa de empleo (término acuñado por David Barreda) es actualizarnos continuamente a través de la formación. Así que empieza a buscar cursos relacionados con tu perfil que te puedan ayudar a destacar sobre los demás. Pero no cualquier curso, busca una formación que realmente te sirva para añadir valor a tu curriculum. El tiempo de la titulitis ya ha pasado, estamos en la era de las competencias profesionales, así que demuestra lo que sabes hacer.

Creo que con estas 5 claves puedes salir del bloqueo laboral en unos meses. Solo necesitas 2 cosas: muchas ganas y mucho curro. No te estoy diciendo que sea fácil, todo lo contrario. Requiere una gran cantidad de tiempo y horas de aprendizaje. Pero cuando lo consigues, todo el esfuerzo merece la pena. Te lo digo por experiencia.

El mes que viene estaré impartiendo una Taller de LinkedIn y Marca Personal en Sevilla con Prodetur. El taller es gratis pero tienes que inscribirte antes del día 6 de septiembre. Aquí te dejo el enlace. ¡Nos vemos pronto!

 

 

 

Promueve tu cambio o prepara tu involución

Nuevo regalo en mi blog. Tenía muchas ganas de que mi #LiantaDelNorte, más conocida como Elena Arnaiz, pasara por aquí.

Ya sabéis que solo invito a mis amigos, a mis referentes y ella no podía faltar. Ella que hace brillar a tanta gente… ella que brilla con luz propia… ella que tanto da… Generosa, auténtica y adorable. Así me gusta definirla. Uno de los grandes regalos que me han dado las redes sociales. Nunca el norte estuvo tan cerca del sur 😉

Y quién mejor que ella para hablar del cambio… ¡Gracias por este regalo amiga! Que lo disfrutéis tanto como yo.

cambio-involucion-elena-arnaiz-3

Promueve tu cambio o prepara tu involución

Pregúntale a tu abuela qué pensó cuando llegó la lavadora a su vida.

No, no he querido aprovechar la oportunidad de escribir en el blog de Silvia Saucedo (mi querida #LiantaDelSur) para soltar las burradas que no me atrevo a decir en el mío.

Quiero que veas la relación entre tu actitud frente a lo novedoso y tu nivel de productividad y rendimiento. Y, porque no decirlo, tu nivel de satisfacción, desarrollo personal y felicidad. Sí, felicidad.

Ante la llegada de un elemento nuevo, como la lavadora llegó en su día a las casas de nuestras abuelas, caben reacciones similares a esta:

  1. Catástrofe.

“Quítame eso de aquí, que me va a estropear toda la ropa. Vete a ver si no da a reacción luego en el cuerpo al ponértela porque con esos meneos que lleva…”

  1. Como toda la vida.

“Las cosas al natural, como toda la vida. Donde esté un buen apretón de manos (ay que se me va…) Donde esté el lavado a mano que se quite todo.

  1. Artesanía.

“Pero si yo tengo tiempo a hacerlo todo a mano. Es un gasto innecesario, sólo somos 6 en casa. Mientras los garbanzos se cuecen en tres horas ya hago yo la colada, friego los suelos de rodillas… etc. Esto no es para mí”

  1. Melancolía.

“Cualquier tiempo pasado siempre fue mejor”. Que traducido quiere decir, que pereza me da volver a empezar de 0.

  1. Curiosidad

“Bueno, a ver qué pasa. Por probarla… Empezaré con estos trapos viejos, por si acaso…”

  1. Early Adopter… de la época

“¡Esto es la revolución! La de tiempo que me voy a ahorrar. ¡La quiero ya!”

  1. Kamikaze

“Vamos a meter toda la ropa junta, que eso de separarlo lo veo una pérdida de tiempo…” y al abrir descubrir un insulso rosa palo que ha cubierto toda la ropa.

Promueve tu cambio o prepara tu involución

De la 1 a la 4, es decir, las personas que se resisten al cambio pagan un coste muy alto en tiempo, en esfuerzo, en sacrificio y en desgaste.

De aquí surge un primer efecto que es muy curioso pero que se repite. Es tal el miedo, la inseguridad y/o la pereza que les lleva asumir el cambio, que gastan energía tratando de convencer a los demás de que no se sumen al cambio. Tratando así de luchar en masa contra la innovación. Tremendo. Pero cierto.

El segundo efecto derivado es la demonización de lo nuevo. El apocalipsis se quedó corto a su lado. Todos los males y alguno más te pueden sacudir cuando aceptas e incorporas con gusto los cambios. Peligros te acechan en cada esquina, así que el mejor remedio ¡virgencita, virgencita que me quedé como esté! Y tan felices que se quedan.

El tercero y el más grave. Cuando tú tienes estos patrones de comportamiento para enfrentarte al cambio y si nadie te dice nada al respecto (aquí va mi pequeña contribución a la humanidad) vas a tender a repetirlos una y otra vez. Y el mismo tiempo que perdieron luchando contra la lavadora y contra la realidad aplastante de quiénes la probaban y afirmaban que les funcionaba y que ninguno de sus miedos era fundado si tomabas ciertas precauciones y aprendías a utilizarla, lo volvieron a malgastar con la llegada del lavajillas, la vitro, el microondas y todo lo demás.

Sé que me estás pillando, sé que a estas alturas del post ya sabes de qué te estoy hablando. Y vas bien, vas muy bien.

Lo grave de que en pleno 2017 aún no sepas usar las redes sociales como canal de comunicación profesional no es el hecho en sí (que ya de por si tiene delito). El problema está en qué quienes aún se ríen de nosotros y afirman triunfantes (entrarían en una nueva categoría: Nostra Damus) que las redes sociales se están pasando de moda (tal vez quieren decir que ellos lo han intentado con todas sus fuerzas y sus egos y/o inseguridades no les han dejado obtener el fruto esperado, pero esto daría para otro post) y alardean de que eso no va con ellos están en un grave peligro.

Tal vez esta ola no iba con ellos. No seré yo quien lo ponga en duda. Pero a los que no se subieron al carro por miedo, por incapacidad, por inseguridad, por exceso de precaución ¿cómo van a reaccionar a lo siguiente? Porque el hecho de que vamos a experimentar oleadas de cambio, una tras otra, sin descanso es ya una realidad incuestionable.

Así que, no se trata de cómo te has enfrentado a la digitalización, a la comunicación en redes sociales, a las nuevas formas de conocer personas (llámalo Networking si quieres), a la revolución digital del marketing o a cómo atraer talento a tu organización hoy en día.

Se trata de qué los cambios siguen llegando de forma abrupta, de un día para otro, sin tregua. Y si tú tardas tanto, si te sigue sacudiendo todo el cuerpo y desestabilizando entero cada vez que llega uno, vas mal.

Porque esto va cada vez a más. Un no parar de olas y olas de cambio. Por toneladas. Y ya no sólo tienes que adaptarte bien. Esto está totalmente obsoleto. Esto se sobreentiende y se da por hecho. Casi casi lo difícil es saber cómo has llegado aquí con tu alto nivel de reactividad al cambio.

Ahora el reto que te ocupa ni siquiera es saber mantenerte con cierta decencia. El camino que te queda es que seas tú mismo quién promueva el cambio. Quién se meta en nuevos “jardines” una y otra vez. Quien pruebe, quien experimente, quien decida si sí o si no, pero desde el conocimiento, la valoración y si procede la experimentación.  Nunca desde la negatividad, ni desde la agresividad, ni desde la lucha absurda y derrochona por no asumir el cambio. En definitiva, no digas que no al cambio por miedo.

Promueve tu cambio o prepara tu involución

Aprende a promover el cambio. Aprende a acompañar a los que aún prefieren lavar la ropa a mano porque no se han atrevido ni han sido capaces a pulsar un simple botón.

Aprende a vivir con el cambio y con todo el potencial de nuevas oportunidades que vendrán de su mano. Aprende a superar tu vértigo, a saltar con firmeza sin olvidarte de la red y los arneses. Esos te los da la formación y el aprendizaje continuo. Recuerda a lo que le pasaba a nuestras abuelas que metían junta toda la ropa.

Aprende a enamorarte del cambio, a ir en su busca cada vez que tengas la oportunidad. Crecimiento y satisfacción será lo único que te traigas de vuelta al final del, eso sí, extenuante camino. Y más experiencia para cuando venga el siguiente.

¿Estás preparado? Recuerda que si no promueves tu cambio, cada día estarás más cerca de tu involución.

 

Elena Arnaiz Ecker

@elenaarnaiz

Puedes saber de mi en www.elenaarnaiz.es

 

Tequila y sal para tu Marca Personal. ¡Déjate de limones!

Y aquí mi crónica del #PBLabDay17

Lo primero, nervios, muchos nervios. Creo que era la primera vez que se hacía un webinar en directo y de forma simultánea con un programa de radio… Los tiempos en la radio son muy precisos ¡Pero lo conseguimos!

No puedo dejar de dar las gracias a Guillem Recolons  y Jordi Collell por confiar en mi y darme esta oportunidad.  Y aquí estoy yo, cumpliendo otro sueño, este 2017 que tantas alegrías me está dando. ¡Gracias chicos! Hace unos meses soñaba con ir a Barcelona a ver en directo el evento y, ahora, resulta que formo parte de él… ¡Increíble!

Cada vez que alguien cumple un sueño, debería compartirlo, para que los demás sigamos soñando y comprobando que los sueños sí se cumplen.

Tequila y sal para tu Marca Personal

Cuando Guillem me dijo que podía hablar de lo que me diera la gana, que yo era la sal y cerraba el #PBLabDay17, pensé: ¿Qué es lo que combina bien con la sal? ¡El tequila! Y así surgió “Tequila y sal para tu Marca Personal”. Porque el tequila es una bebida emblemática que deja huella ¿Quién no tiene un recuerdo asociado a un tequila?  Pues con tu marca tienes que hacer lo mismo, que te recuerden pero que no des resaca, como pasa cuando te pasas con el tequila…

¡Déjate de limones!

Piensa en la cara que se te queda cuando muerdes un limón… Con esa cara no se puede ir por la vida. Así que nosotros solo le vamos a echar sal a ese tequila para dejar huella con una sonrisa siempre. Porque el buen rollo se transmite y en #SilviaTeOrienta lo puedes comprobar…

Tequila-y-sal-para-tu-marca-personal-2

Fotos: Manuel Morillo Fotografía

Aquí tienes mis 10 chupitos para dejar huella como el tequila, con mucha sal pero sin resaca:

  1. Rodéate de buena gente. Gente que te aporte, gente que le ponga una sonrisa a la vida. Gente que haga las cosas con pasión, dejando huella y sobre todo, disfrutando. Esa gente es la que vale. Los tóxicos y amargados, que se vayan a comer limones. ¡Aléjate de ellos!
  2. Toma tus propias decisiones. Déjate aconsejar, escucha a la gente que te quiere, que te rodea. Pero toma tus propias decisiones. Decisiones meditadas, que te hagan avanzar. No es lo mismo escuchar que dejarse influenciar. Tú decides.
  3. Pon el foco en tu objetivo. En lo que quieres conseguir. Ten clara tu meta y trabaja para conseguirla.
  4. No dejes de soñar. Conviértete en un soñador profesional. Los soñadores profesionales soñamos con los pies en el suelo y nunca dejamos de currar. Sueña alto. Pisa Fuerte.
  5. No tengas miedo. Muéstrate tal como eres. Se auténtico. No tengas miedo al fracaso. Las personas cometemos errores, aprende de ellos y confía en ti mismo. Si tú no confías en ti, nadie lo hará. La confianza se transmite, se contagia.
  6. Ni limones ni personajes. Déjate de postureo. No hables de lo que no sabes, no des ejemplo de lo que no eres. Simplemente se tú. Tú eres tu propia marca o como diría Eva Collado: Marca eres tú. Deja huella con coherencia, con esfuerzo, con trabajo. ¡Que tu objetivo no sea salir en la foto por favor!
  7. Elige tu medio de comunicación, de conexión con tu público objetivo. ¿A quién quieres llegar? Usa los medios a tu alcance. Con las redes sociales tenemos un medio gratuito y eficaz para hacer una buena gestión de la marca tanto personal como de empresa. Eso sí, hay que saber usarlo y no hace falta estar en todas las redes. Estudia cual es la que más te interesa y, sobre todo, donde está tu público. Dedica tiempo al networking, es la mejor forma de conectar con la gente. Mira a los ojos, son los que nunca mienten.
  8. Ten referentes. Aprende de ellos, pero no copies. Todos tenemos un estilo propio. ¡Sácale partido al tuyo! Busca tu elemento (Ken Robinson). Siendo auténtico y coherente, tu marca será recordada.
  9. Colabora. La visibilidad de una marca personal bien gestionada, hará que el teléfono empiece a sonar… Pero que no te tomen por tonto. Participa, ayuda y colabora en proyectos acordes con tus principios. Se coherente contigo mismo, no te vendas por unos minutos de gloria. No merece la pena. Deja tu legado, pero siempre acorde con tus valores.
  10. No pierdas el sentido del humor. ¡Ponle sal a tu marca personal! Así demuestras que eres auténtico y capaz de humanizar tu marca. No eres un robot detrás de la pantalla.

Gestiona tu marca pensando en cómo te gustaría ser recordado… Hazlo siempre con amor, con pasión y, sobre todo, con una sonrisa…como la de mis compañeros de #SilviaTeOrienta. Con ellos, nada es imposible.

Recuerda: La gente nunca olvidará cómo los haces sentir…

Tequila-y-sal-para-tu-marca-personal-3

Fotos: Manuel Morillo Fotografía

Espero haber puesto un poquito de sal a este maratón 😉

 

Personal Branding Lab Day 2017

Sábado por la mañana, típica visita al supermercado para rellenar la despensa. Me suena el teléfono, WhatsApp de Guillem Recolons (Co-Organizador junto a Jordi Collell, del Personal Branding Lab Day 2017):

Hola mi arma!
http://www.personalbrandinglabday.com/programa/
Mira qué pasa a las 20:30h
Tendrás otra ventana al mundo durante unos minutillos
¿Puedo contar contigo?

¿Cómo se te queda el cuerpo? ¿Guillem quiere que yo participe en el Personal Branding Lab Day 2017? Me paro a pensar entre lechugas, tomates y cebollas… Ah, vale, claro… Hacemos conexión en directo desde #SilviaTeOrienta y entrevistamos a Célia Hil. ¡Perfecto! Además aprovechamos que no la hemos tenido en el programa y es un buen colofón para el fin de temporada que estamos maquinando. ¡Genial!

Me quedo todo el día flipando con la invitación de mi querido “limpiabotas“, emocionada por tener la oportunidad de participar, de alguna forma, en este gran evento. Los dos años anteriores, por diversas cuestiones, me fue imposible ir. Este año, ya estaba preparada para reservar vuelo y no perder la oportunidad de ver en directo a los grandes de la Marca Personal en España. Pero a las 22 horas, me llega un email de Guillem y me doy cuenta… ¡Soy ponente! ¡Soy ponente del #PBLabDay2017! Resulta que no me ha había enterado bien jaja… Guillem y Jordi, me habían invitado de ponente, no para hacer una conexión desde #SilviaTeOrienta. ¿Cómo era posible? Era algo tan lejano… ¡Ni en sueños! Bueno, sí, en sueños siiii … Claro que lo había imaginado ¿Y quién no? Ya sabes que soy una soñadora profesional y este sueño estaba en mi lista desde el primer Lab Day. ¡Y ahora se va a cumplir! Así que, haré el webinar en directo desde #SilviaTeOrienta, también en directo. ¡Va a ser una locura! Pero es de esas locuras que me encantan.

personal-branding-lab-day-2017-1

¿Por qué escribo este post? Porque quiero que tú que me lees, #NoDejesDeSoñar, ni de currar. Porque tienes que seguir apostando por tus sueños, con constancia, con esfuerzo, con paciencia… Porque los sueños se cumplen si te los curras y aquí tienes un ejemplo. Empecé a gestionar mi Marca Personal con un objetivo muy claro. Trabajando mucho y, en muchas ocasiones, de forma desinteresada. Pero lo que estoy recogiendo, créeme, merece la pena. No todo es de color de rosa, ni mucho menos, pero el balance es positivo, muy positivo. Lucha por tus sueños, ten claro el objetivo y pon el foco en él. No pares hasta conseguirlo.

Como en cada cosa que hago, voy a poner toda mi energía y empeño en que salga lo mejor posible. Mezclar dos de mis pasiones, como son, la radio y la marca personal en un mismo lugar y rodeada de los mejores, es un sueño. Solo puedo daros las gracias a todos los que alguna vez confiasteis en mi, a los que seguís confiando y a los que vais a tener que confiar, porque voy a seguir haciendo mucho ruido.

Si te apetece compartir este momento conmigo, aquí tienes el enlace para inscribirte: http://www.personalbrandinglabday.com/inscripciones/

personal-branding-lab-day-2017-2.jpg

Te dejo el título de mi ponencia… Tequila y sal para tu Marca Personal. ¡Déjate de limones! 

Espero verte por allí 😉

El oso, el tigre y el dragón

Desde que leí esta maravillosa fábula de Andrés Pascual y Ecequiel Barricart, toda mi vida gira en torno a “El oso, el tigre y el dragón”. De hecho, creo que estos tres animales que habitan en mi, me tienen transtornada… positivamente.

Ya me pasó cuando leí “Tú eres Dios. Y tu marca personal tu religión” de Ecequiel Barricart. Me dejó tocada, muy tocada. Tanto que supuso un antes y un después en mi vida, tanto personal como profesional. Y ahora, me vuelve a pasar con otro libro suyo. Si encima le añades la maravillosa pluma de Andrés Pascual, el resultado es como para volverte loca, pero de amor…

el-oso-el-tigre-y-el-dragon

El oso, el tigre y el dragón es una fábula en la que se habla de los tres poderes que te harán invencible:

“Cuando reúnas el abrazo del oso, la garra del tigre y la mirada del dragón, toda tu vida se alineará como los astros en el cielo”.

Resulta que te pones a leer el libro y empiezas a verlo todo tan claro, que es imposible no seguir leyendo hasta que te lo acabas. Así que quiero compartir lo que me han enseñado estos tres animales.

7 cosas que aprendí de “El oso, el tigre y el dragón”

  1. La vida no es un derecho, es una obligación. Esta frase, me recuerda al libro de Mario Alonso Puig “Vivir es un asunto urgente”, otra obra maestra. Y si te paras a pensar, lleva toda la razón. Nos pasamos la vida esperando. ¿Esperando a qué? Esperando que las cosas sucedan, esperando que las cosas mejoren, esperando que las cosas cambien… Y  no nos damos cuenta de que la vida pasa y “la cosa”, como muchos la llaman, depende de cada uno de nosotros. Si no disfrutamos, si no vivimos, la vida se nos va y ya no vuelve. No hablo de trenes, sino de momentos. Soy mucho del carpe diem y de pasar a la acción. De hecho, la improvisación es uno de mis puntos fuertes, estoy preparada para lo que surja. ¡Estoy preparada para vivir! Te das cuenta de ello cuando abrazas a tu oso…
  2. Por las grietas también se filtra la vida. ¡Qué gran verdad! ¿Y quién no tiene grietas? Lo importante es aprender a convivir con ellas. La vida no es perfecta, si te paras a pensar ¿Qué hay perfecto? ¿Quién es perfecto?¿Importa la perfección? A mi me importa más la acción. Me siento muy identificada con el tigre que habita en mi… Que me incita a descubrir quién soy y me ayuda a cumplir mis sueños, a trabajar por lograr mis objetivos. Siempre siendo coherente conmigo misma.
  3. Los lamentos matan la creatividad. Seguro que aquí estamos todos de acuerdo. Lamentarse es una pérdida de tiempo. Mientras te lamentas, no estás buscando la solución al problema. Para buscar una solución necesitas ser creativo, así que deja de lamentarte y pasa a la acción. ¡Conecta con tu tigre y actúa!
  4. El dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional. Es una de las cosas que más estoy intentando interiorizar. No vale la pena sufrir por nada ni por nadie. Suena muy fuerte, quizás sea duro, pero es la verdad. El sufrimiento es opcional. Tenemos que aprender a gestionar las diferentes situaciones a las que nos vamos a enfrentar a lo largo de la vida. La actitud con la que te enfrentas a las adversidades es fundamental para dejar de sufrir. Yo elijo vivir, no sufrir. Abrazo a mi oso con fuerza…
  5. No consideres el descanso un pérdida de tiempo. A veces es necesario desconectar hasta de uno mismo. Resetear y volver a empezar. Cuando te das cuenta de esto, conectas con la mirada del dragón. Entiendes el por qué y parece que los astros se alinean. El oso te alimenta el alma y el tigre te ayuda a no quedarte quieto. Pero el dragón es el que te da las respuestas…
  6. Mira más allá de ti mismo. Aprende a perdonar, a pedir ayuda, a equivocarte, a levantarte cuando te caes… Muestra tu mejor versión y compártela con los demás. Cuando crees en ti, lo proyectas, se nota y se expande. Tu oso crece…
  7. Quien no es esclavo del tiempo, posee todo el tiempo del mundo. Dedícate el tiempo que necesites, para conocerte, para entenderte, para escucharte… Todos lo necesitamos. Tu oso lo necesita…

No compitas y nadie en el mundo podrá vencerte.

Enseñanza final y absoluta. La vida no es una competición, la vida es un viaje en el que tenemos que disfrutar. Solo tenemos un billete, el de ida. No lo malgastes. Abraza a tu oso, camina con tu tigre y fija la mirada en las alturas, para tener una visión más amplia, como el dragón…

el-oso-el-tigre-y-el-dragon-5.jpg

Foto: Manuel Morillo

Gracias Andrés.

Gracias Ecequiel… Una vez más.

No me etiquetes. Ya si eso, lo leo yo…

Pues eso, no me etiquetes, ya si eso lo leo yo. Creo que es justo ¿No? Y además fácil de entender. Si no, yo te lo explico: creo que ya soy bastante mayorcita como para saber elegir qué quiero leer y que no. Cuando me etiquetas sin pedirme permiso y sin yo haberlo pedido, me siento en la obligación (compromiso) de leerte. No me gustan las imposiciones gratuitas. Así que, no me etiquetes, por favor.

no-me-etiquetes-2

Te lo digo porque hasta que no te lea, no sé si quiero compartirlo. No sé si estoy de acuerdo contigo. No sé si es de mi interés. No sé si quiero que aparezca en mis redes sociales. Además, estoy en mi derecho de elegir lo que comparto. Si me etiquetas, estás coartando mi libertad de expresión. Así que por favor, no me etiquetes. Ya si eso, lo leo yo.

Y te digo que ya si eso, lo leo yo, porque lo mismo no me apetece leerte. O lo mismo, te leo, pero no quiero compartirlo con mi comunidad. Puede que no me interese lo que escribes, ni siquiera lo que haces. Puede sonar un poco brusco pero es lo que pienso yo (el burro delante) y mucha de la gente a la que etiquetas sin ton ni son. Lo que pasa que ellos son más discretos. Yo tenía la necesidad de soltarlo porque, sinceramente, me molesta.

Sé perfectamente que cuando me etiquetas me estás utilizando, sin previo aviso. Y eso no me gusta. Si yo no lo hago contigo ¿Por qué te tomas la libertad de hacerlo tú?

El último post de Eva Collado, me vino al pelo para reafirmarme en mi opinión. Eva hablaba de “Qué evitar en Facebook si quieres mostrarte profesional”. Uno de los puntos era el que sigue:

Etiquetadores natos: Hay personas que te etiquetan a ti y a otras cincuenta en una publicación, hasta aquí bien, si la publicación puede ser de tu interés, pero de verdad lo que no veo normal es que te etiqueten para darte los buenos días o las buenas noches… Un poco de sentido común amigos, si son cincuenta y responden los cincuenta nuestro móvil no deja de sonar en dos horas diciendo que alguien ha dado al me gusta de una publicación que ni tan siquiera has publicado tu. Me parece abusivo de verdad. El mal uso del etiquetado es un problema que debemos tener en cuenta, conseguir unos “me gusta” más de la cuenta abusando del tiempo de los demás se acaba pagando caro créeme, te conviertes en un “spam” y la gente se cansa de ti.

Yo tengo mi estrategia en redes sociales definida. Yo sé lo que quiero compartir en cada momento, cada día y según que horas. Si vienes tú y me etiquetas cuando te parece, puede que me desmontes el “tinglao”. Me haces perder el tiempo, como comenta Eva, porque soy de las que contestan, en la medida de lo posible, a todos los comentarios. Así que ya lo sabes. Aunque solo sea porque parece que este post va dirigido a ti: No me etiquetes. Ya si eso, lo leo yo. ¡Te estaré eternamente agradecida!

no-me-etiquetes-5

Es más, no quiero acabar este post sin proponerte un trato: si de verdad quieres que te lea o que vea tu foto o algo similar… ¿Por qué no me lo mandas por privado? De esta forma, soy yo la que decido. ¡Y todos tan contentos! Créeme, la técnica del etiquetado solo te va a llevar a que más de uno te bloquee por cansino. Si realmente me interesa lo que haces o lo que escribes, yo misma te buscaré y te seguiré. Es lo lógico.

Si todavía te estás preguntando cuándo es correcto etiquetar a otras personas en una publicación, etiqueta con coherencia y pide permiso siempre. Más aún cuando no conoces a la persona. Creo que es bastante sencillo. Lo que no es normal es etiquetar para crear un engagement que se puede volver en tu contra. Una comunidad se crea a través de la confianza y del trabajo. Lo que tu haces es aprovecharte del trabajo de los demás. Y eso no está bien.

Si te sientes identificado, no te sientas ofendido. No es nada personal. De hecho, no te voy a etiquetar 😉

Tu Marca Tu Empleo. Un sueño hecho realidad.

Creo que no voy a ser capaz de expresar con palabras todo lo que sentí el pasado 16 de marzo. Pero lo voy a intentar… Tu Marca Tu Empleo. Un sueño hecho realidad. Tan real, que he necesitado todo el fin de semana para digerirlo y reflexionar.

Un sueño que el equipo de SilviaTeOrienta ha cumplido con creces. Todos remando en una misma dirección y unidos por una pasión: el trabajo bien hecho. Hemos demostrado eso de que “querer es poder”. Le hemos echado muchísimas horas. Hemos trabajado en equipo y sin intereses. Siempre ayudándonos, cuando alguno no llegaba. Porque, cabe recordar que, todos los miembros del equipo somos profesionales que nos dedicamos a la radio por pura vocación. Pero lo mejor de todo, es lo que hemos disfrutado. Incluso agotados, las risas eran el común denominador. Y como dice mi compañero Enrique Cejudo… “No quiero que se acabe”Palabras escritas desde el corazón y que suscribo una por una.

tu-marca-tu-empleo-6

Tu Marca Tu Empleo sienta un precedente único en la ciudad de Sevilla. Con un presupuesto inicial de cero euros, hemos conseguido traer un cartel de lujo a San Juan de Aznalfarache. Hemos unido a desempleados, profesionales, emprendedores y empresarios en un evento solidario en torno a la Marca Personal y el Empleo. Además del impacto que la jornada ha tenido tanto a nivel local como nacional, a través de las Redes Sociales. Ya que gracias a nuestro querido Nilton Navarro, el evento fue retransmitido por Periscope y fuimos Trending Topic.

Pero lo más importante, sin lugar a dudas, fueron las casi 300 personas que allí se congregaron para acompañarnos, disfrutar y, sobre todo, aprender. Era alucinante verles las caras. Irradiaban felicidad, parece que les habíamos contagiado esa pasión. Todo el mundo sonriendo y disfrutando. ¡Fue una pasada! No tuve tiempo de hablar con todos, pero desde aquí os doy las gracias por hacer de Tu Marca Tu Empleo, un sueño hecho realidad. Muchas fueron las personas que se acercaron para darnos la enhorabuena y agradecer la organización de un evento de estas características en Sevilla. Ahora nos toca dar las gracias…

Gracias a toda la gente que vino de fuera y a todos los que desde todos los rincones de España nos dieron su apoyo. Gracias a los patrocinadores, por colaborar de forma desinteresada en un proyecto con un fin tan importante. Gracias a mi familia, ellos se encargaron de forma voluntaria de echar una mano para cubrir todo el evento: José Joaquín Saucedo, María Gómez, Cristina Rodríguez, Remedios Rodríguez. Gracias a Tamara Vivero, por controlar los tiempos como solo ella sabe. Gracias a Fernando Roncero, nuestro técnico de Radio Guadalquivir. Gracias especiales a Alejandro Martín y Manuel Morillo, por captar todas nuestras emociones de una forma tan bonita y profesional. Gracias a todos y cada uno de los ponentes, que nos hicieron disfrutar y aprender a la vez. Gracias al maravilloso grupo de personas que conforman el equipo de #SilviaTeOrienta. Sin ellos y su pasión, no hubiera sido posible. ¡Talento a raudales! ¡A todos, gracias por formar parte de este sueño!

Y gracias a este sueño, hemos recaudado una importante cantidad de dinero, que era de lo que se trataba, para la Asociación Mechones Solidarios.

tu-marca-tu-empleo-4

Foto: Manuel Morillo

Ahora empieza una nueva etapa. Hay un antes y un después de Tu Marca Tu Empleo. Si quieres formar parte de él, puedes unirte. No importa que no creyeras en nosotros antes de esto. No importa que no quisieras apoyarnos hasta ver los resultados. No importa que te haya dado coraje que no se te hubiera ocurrido a ti antes. No importa las veces que nos hayas cerrado la puerta. No nos importa nada de eso. No somos rencorosos. Hemos hecho esto porque nos apetecía. Porque queríamos demostrar que las cosas se hacen si uno quiere. Y mira lo bien que ha salido, a coste cero. Imagínate que hubiera pasado si llegamos a contar con tu apoyo…

¡Esto no ha hecho más que empezar! ¿Lo próximo? El encargo que nos dejó mi mentor Ecequiel Barricart. El responsable de que yo creyera que puedo hacer cualquier cosa que me proponga. La persona que ve el talento en la oscuridad. Alguien que impacta cuando lo conoces y una suerte para mi, tenerlo siempre cerca. Auténtico, generoso y humilde. Todo un ejemplo a seguir. ¡Puro amor! Te quiero maestro.

tu-marca-tu-empleo-5

Foto: Manuel Morillo

Muy pronto tendréis noticias nuestras. Luego no digas que no te avisamos. Mientras tanto… No dejes de soñar, ni de currar.

 

Despacito y con buena letra

Nueva entrada en mi post y nuevo regalazo. Ya sabéis que este espacio está dedicado a la gente que me inspira. Entre ellos, no podía faltar Alejandro Durán Asensio. Él es uno de mis referentes, además tengo la suerte de tenerlo como amigo. Desde que nos conocimos gracias a las Redes Sociales, hemos estado en contacto y colaborando cada vez que nos hemos necesitado. Es un gustazo leerlo y tenerlo aquí, auténtico y sin tapujos, como es él. Que lo disfrutéis…

despacito-y-con-buena-letra-4

Si hay algo que me enfada muchísimo de esta sociedad en la que nos ha tocado vivir es la cultura del cortoplacismo que se ha instaurado en nuestro día a día. Lo queremos todo y lo queremos ya. Lo que cuesta tiempo y esfuerzo por norma general no suele tener buena prensa y por supuesto, la constancia, la paciencia y el esfuerzo no pasan precisamente por sus mejores momentos.

Por desgracia el mundo de la marca personal no se queda fuera de esta molesta tendencia y sinceramente, esto es algo que me preocupa mucho. En demasiadas ocasiones leo y veo cosas que me despiertan una gran angustia, por los efectos tan nocivos que pueden generar. Sobre todo, porque en la era de la información y la comunicación es extraordinariamente fácil mandar mensajes, y más extraordinariamente común que las personas los entiendan mal o al menos, no completamente. Me explico, nada bueno que te pase tanto en tu vida personal como profesional es fruto ni de la suerte ni de las casualidades, es fruto de la combinación de trabajo, esfuerzo y tiempo y esto último, es en la mayoría de los casos lo que no queremos emplear. Y no nos engañemos, ni el sudor, ni las horas de dedicación a un proyecto, ni las puertas cerradas o los emails que nunca llegan son términos muy glamurosos. Con demasiada frecuencia reconocemos solo el resultado sin pararnos a valorar el largo camino que hay detrás y eso, permitidme que os diga, es bastante injusto, además de estar bastante alejado de la realidad.

despacito-y-con-buena-letra-2

Y algo más que lleva tiempo preocupándome (me he venido arriba ;)), aquel que os dijera que abriéndoos una cuenta de Twitter, acudiendo a dos eventos y comentando de vez en cuando en el muro de algún contacto iba a provocar que os llovieran las ofertas de empleo o los proyectos profesionales, siento deciros que os estaba engañando (ahora es cuando me van a llover críticas del cielo). Generar una marca personal creíble, con capacidad de convertirse en referente y de despertar el interés de los demás es mucho más complicado que todo eso. Detrás de una marca personal solida y consolidada hay muchas horas de esfuerzo, dedicación, generación de ideas, Skype y llamadas, reuniones, portazos y caídas, noches interminables de darle vueltas y vueltas a la cabeza, colaboraciones y sinergias y por encima de todo, el fiel convencimiento de que la cumbre solo se alcanza con altas dosis de constancia y paciencia. Y de verdad que cada vez que veo a un “gurú” dar explicaciones facilonas se me coge un pellizco en el estómago porque no está contando la realidad, o al menos, no del todo. Y de aquí vienen la mayoría de problemas relacionados con este tema, ya que en la cultura del cortoplacismo no cuestionamos nada y eso, eso es bastante peligroso.

Es más, si no creéis lo que os cuento, os animo a que preguntéis a personas que a día de hoy se han convertido en referentes en su sector y que cuentan con una consolidada marca personal además de una más que trabajada experiencia. Puedo garantizaros que podrían hablar largo y tendido de esto que os cuento en el post. Es más, me aventuraría a decir que me he quedado corto. Ninguno que te hable desde el corazón, dejará pasar por alto el gran esfuerzo, las cientos de horas dedicadas, el sudor y las ganas de abandonar en más de una ocasión porque esto no era lo que esperaban.

Así que ahora os animo a que reflexionéis y os preguntéis a vosotros mismos, ¿estoy dispuesto a todo esto? Si la respuesta es si, bienvenido, ya habéis dado el primer paso para comenzar a crear una marca personal que dejará huella, ¿comenzamos?

Alejandro Durán

Marca Personal: del ego a la generosidad

 

Estrenar el blog en 2017 con un post de Mercedes Romero es todo un lujo. Y si además habla de mi tema favorito, es aún mejor. Marca Personal: del ego a la generosidad.

Conocí a Mercedes a través de las redes sociales y no tardamos mucho en desvirtualizarnos en el #EBE15. Desde entonces, casi no nos hemos separado. Tenemos intereses comunes y nos compenetramos bien. Lo que más me gusta de ella es la pasión que pone en todo lo que hace. Es una de las personas más coherentes que conozco, auténtica 100%.

En este post, abre su corazón como solo ella sabe hacerlo. Espero que os guste tanto como a mi… ¡Gracias por este regalo!

marca-personal-del-ego-a-la-generosidad-1.jpg

Foto: Manuel Morillo

Cuando aterricé en las redes sociales allá por 2012 no tenía muy claro cómo ni porque había llegado allí, simplemente escuché que era bueno tener un perfil profesional visible y ni corta ni perezosa me lancé, así, sin paracaídas y sin curso de vuelo previo.

Por supuesto, yo en aquellas fechas ni había oído hablar de Marca Personal, ni tenía constancia de lo que era o implicaba aquel término.

Por aquel entonces, lo único que me preocupaba, he de decir que mi empresa estaba inmersa en un feroz expediente de regulación de empleo, era que el estar ahí en Facebook, y más tarde en Twitter, me facilitaran el poder acceder a un nuevo puesto de trabajo, ¡pobre ilusa! cómo si la simple presencia profesional o personal en redes sociales y su influencia fuera concluyente a la hora de un proceso de selección.

¿Pero, qué se comparte en un perfil profesional? Por supuesto yo lo tenía claro, únicamente artículos o fotos profesionales, nada de fotos con amig@s, nada de fotos con mi pareja o con mi hija y por supuesto, ni se me ocurría dar mi opinión en nada que no fuese estrictamente profesional.

Pues así estuve durante casi un año, compartiendo a diestro y siniestro artículos sobre mi área profesional, alguna que otra vez, compartía posts de otros profesionales, pero sinceramente, muy pocas veces, porque al fin y al cabo, ¿a quién había que darle visibilidad,  a mí o a otr@s? Tengo que decir, que durante este tiempo, no obtuve absolutamente ningún resultado, ni bueno ni malo en clave de oportunidad laboral.

Poco a poco empecé a escuchar hablar de estrategia, presencia, contenido, posicionamiento, blogs y mucho más sobre Marca Personal y otros muchos términos que  a mí me sonaban a auténtico chino mandarín.

Durante un tiempo aquel perfil profesional fue adquiriendo un tinte poco más que deshumanizado, era como una ventana sin vistas, no tenía nada nuevo que ofrecer, más que artículos y  noticias, que ya las compartían otras webs y otros profesionales, como si fuera suficiente publicar o viralizar artículos técnicos para empaparme de aquella supuesta profesionalidad.

Entonces tuve la inmensa suerte y la oportunidad de colaborar para una web de empleo escribiendo sobre mi área de trabajo, aquella sí que sería una oportunidad real para demostrar qué tipo de profesional era, y las redes sociales, y aquellos perfiles insulsos de Facebook o de Twitter, serían las herramientas perfectas para poder mostrar mis competencias al mundo. Ahora sí, tendría esa visibilidad que tanto anhelaba. Y empecé a escribir, y empecé a publicar y también empezaron a llegar, felicitaciones y enhorabuenas, otros profesionales del sector compartían mis artículos, y éstos empezaron a tener tráfico, mucho tráfico y, conforme iban creciendo mis contactos profesionales y mi número de seguidores en Twitter,  también iba hinchándose mi ego…

Honestamente, y durante un tiempo, aquellos artículos no tenían más finalidad que ser un tanque de tormentas para seguir almacenando mi alter ego… Mi reputación profesional crecía, sí, pero yo me sentía vacía, no podía mostrarme tal y como era, mi lado personal, mi parte más esencial no aparecía por ningún sitio y mi otra mitad estaba escondida.

marca-personal-del-ego-a-la-generosidad-2

Foto: José Emilio Gómez Losada

Porque el ego es como el azúcar que en grandes dosis, amarga…

Sí, ya sé que todos tenemos nuestro ego, la diferencia radica en la forma que tenemos de trabajarlo, reconozcamos que desafortunadamente, las redes sociales se han convertido en un instrumento perfecto para disparar nuestros niveles de egocentrismo.

Pero, como todo pasa por algo, un día llego a mí un artículo de Eva Collado sobre Marca Personal con el que me sentí muy identificada, venía a decir algo así como que la marca propia debe contener el equilibrio adecuado entre egocentrismo y generosidad. Una correcta y honesta estrategia en la que trabajemos ambas vertientes, hará que nuestra marca personal no sólo sea (re)conocida, sino apreciada por el resto de personas que forman nuestra comunidad.

Con el paso del tiempo, y como no podía ser de otra forma, terminaron aflorando (mis) valores, esos que como el aceite, siempre terminan quedando arriba, por encima de todo lo demás: y entonces decidí no hacer nada que no supusiera diversión, empecé a sentir un inmenso respeto por lo que hacían los demás y me di cuenta que sí necesitaba compartir lo que ell@s hacían, sus artículos, sus puntos de vistas con la gente que me seguía, que aquello no solo no me restaba, sino que compartir lo de otr@s sumaba, la honestidad y la toma de consciencia, reconociendo todo aquello en lo que tenía que mejorar ¡que era mucho! Poder contribuir con lo que tú sabes hacer para facilitarles a otros la labor, por ejemplo en la búsqueda de empleo, o ante una entrevista de selección, el reconocimiento, pero bien gestionado, y me refiero al reconocimiento a otros profesionales de los que aprender, la integridad, la responsabilidad que tenía (y tengo) no sólo como profesional, sino como madre, trasmitiendo a mi hija y a otros la generosidad como un valor vital, porque si tú das, recibes, si tu ayudas, te encontrarás con muchas manos tendidas cuando lo necesites…

Estos años en las redes me han enseñado muchas cosas, pero si me tengo que quedar con un aprendizaje es que, nuestros valores siempre están al frente de nuestra marca personal, y guían nuestra conducta,  nuestra forma de proceder, y no puedes saltártelos por mucho que te empuje tu ego o tu afán de protagonismo.

Y así fue cómo empecé a gestionar mi Marca Personal, pasando del ego a la generosidad, siendo yo misma, abriéndome en canal cada vez que escribo o doy a un simple “me gusta”, con el corazón siempre en la mano, en el 2.0 y en el cara a cara, sin caretas ni artificios y te puedo asegurar que los beneficios y las oportunidades han ido llegando con este cambio de paradigma.

Porque al final la grandeza no se mide por lo que dices que eres, sino por todo lo que das.

Mercedes Romero

A %d blogueros les gusta esto: