El oso, el tigre y el dragón

Desde que leí esta maravillosa fábula de Andrés Pascual y Ecequiel Barricart, toda mi vida gira en torno a “El oso, el tigre y el dragón”. De hecho, creo que estos tres animales que habitan en mi, me tienen transtornada… positivamente.

Ya me pasó cuando leí “Tú eres Dios. Y tu marca personal tu religión” de Ecequiel Barricart. Me dejó tocada, muy tocada. Tanto que supuso un antes y un después en mi vida, tanto personal como profesional. Y ahora, me vuelve a pasar con otro libro suyo. Si encima le añades la maravillosa pluma de Andrés Pascual, el resultado es como para volverte loca, pero de amor…

el-oso-el-tigre-y-el-dragon

El oso, el tigre y el dragón es una fábula en la que se habla de los tres poderes que te harán invencible:

“Cuando reúnas el abrazo del oso, la garra del tigre y la mirada del dragón, toda tu vida se alineará como los astros en el cielo”.

Resulta que te pones a leer el libro y empiezas a verlo todo tan claro, que es imposible no seguir leyendo hasta que te lo acabas. Así que quiero compartir lo que me han enseñado estos tres animales.

7 cosas que aprendí de “El oso, el tigre y el dragón”

  1. La vida no es un derecho, es una obligación. Esta frase, me recuerda al libro de Mario Alonso Puig “Vivir es un asunto urgente”, otra obra maestra. Y si te paras a pensar, lleva toda la razón. Nos pasamos la vida esperando. ¿Esperando a qué? Esperando que las cosas sucedan, esperando que las cosas mejoren, esperando que las cosas cambien… Y  no nos damos cuenta de que la vida pasa y “la cosa”, como muchos la llaman, depende de cada uno de nosotros. Si no disfrutamos, si no vivimos, la vida se nos va y ya no vuelve. No hablo de trenes, sino de momentos. Soy mucho del carpe diem y de pasar a la acción. De hecho, la improvisación es uno de mis puntos fuertes, estoy preparada para lo que surja. ¡Estoy preparada para vivir! Te das cuenta de ello cuando abrazas a tu oso…
  2. Por las grietas también se filtra la vida. ¡Qué gran verdad! ¿Y quién no tiene grietas? Lo importante es aprender a convivir con ellas. La vida no es perfecta, si te paras a pensar ¿Qué hay perfecto? ¿Quién es perfecto?¿Importa la perfección? A mi me importa más la acción. Me siento muy identificada con el tigre que habita en mi… Que me incita a descubrir quién soy y me ayuda a cumplir mis sueños, a trabajar por lograr mis objetivos. Siempre siendo coherente conmigo misma.
  3. Los lamentos matan la creatividad. Seguro que aquí estamos todos de acuerdo. Lamentarse es una pérdida de tiempo. Mientras te lamentas, no estás buscando la solución al problema. Para buscar una solución necesitas ser creativo, así que deja de lamentarte y pasa a la acción. ¡Conecta con tu tigre y actúa!
  4. El dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional. Es una de las cosas que más estoy intentando interiorizar. No vale la pena sufrir por nada ni por nadie. Suena muy fuerte, quizás sea duro, pero es la verdad. El sufrimiento es opcional. Tenemos que aprender a gestionar las diferentes situaciones a las que nos vamos a enfrentar a lo largo de la vida. La actitud con la que te enfrentas a las adversidades es fundamental para dejar de sufrir. Yo elijo vivir, no sufrir. Abrazo a mi oso con fuerza…
  5. No consideres el descanso un pérdida de tiempo. A veces es necesario desconectar hasta de uno mismo. Resetear y volver a empezar. Cuando te das cuenta de esto, conectas con la mirada del dragón. Entiendes el por qué y parece que los astros se alinean. El oso te alimenta el alma y el tigre te ayuda a no quedarte quieto. Pero el dragón es el que te da las respuestas…
  6. Mira más allá de ti mismo. Aprende a perdonar, a pedir ayuda, a equivocarte, a levantarte cuando te caes… Muestra tu mejor versión y compártela con los demás. Cuando crees en ti, lo proyectas, se nota y se expande. Tu oso crece…
  7. Quien no es esclavo del tiempo, posee todo el tiempo del mundo. Dedícate el tiempo que necesites, para conocerte, para entenderte, para escucharte… Todos lo necesitamos. Tu oso lo necesita…

No compitas y nadie en el mundo podrá vencerte.

Enseñanza final y absoluta. La vida no es una competición, la vida es un viaje en el que tenemos que disfrutar. Solo tenemos un billete, el de ida. No lo malgastes. Abraza a tu oso, camina con tu tigre y fija la mirada en las alturas, para tener una visión más amplia, como el dragón…

el-oso-el-tigre-y-el-dragon-5.jpg

Foto: Manuel Morillo

Gracias Andrés.

Gracias Ecequiel… Una vez más.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: